En un hecho indignante, la funcionaria del Instituto de Previsión Social (IPS) de Hohenau, Alejandra Villar, fue víctima de una estafa que le costó la totalidad de su sueldo. El incidente ocurrió ayer, cuando aproximadamente a las 6:30 de la tarde, Villar recibió una acreditación de su sueldo en su cuenta bancaria.

Sin embargo, poco después comenzó a recibir mensajes en los que se le solicitaba acceder a un supuesto código para cambiar la contraseña de su cuenta bancaria. Creyendo en la veracidad de los mensajes, Alejandra accedió a cambiar su contraseña, pero al revisar su cuenta bancaria, se dio cuenta de que todo su dinero había desaparecido.

Rápidamente, la funcionaria se dirigió al Banco Continental, donde posee su cuenta, y bloqueó todas las transacciones. Sin embargo, fue informada de que otra persona ya había tenido acceso a su cuenta y había retirado la totalidad de su dinero. Desconcertada y preocupada por su situación económica, Villar decidió presentar una denuncia en la comisaría de Hohenau.

En el momento de la denuncia, las autoridades policiales le revelaron a Alejandra que los autores de la estafa podrían estar relacionados con delincuentes que se encuentran en prisión. Posteriormente, recibió una llamada en la que le exigían que cargara 50.000 guaraníes en su billetera para, supuestamente, ser reembolsada. Sin embargo, decidió no acceder a esta petición sospechosa.

La funcionaria también recibió varias llamadas adicionales durante la noche, las cuales decidió no atender. Además, los estafadores intentaron contactarla a través de la aplicación de mensajería WhatsApp, solicitándole que descargue una aplicación llamada “Anidex” que permitiría el acceso a sus datos personales. Villar bloqueó todos los números desconocidos para evitar cualquier tipo de contacto con los delincuentes.

Desconsolada por lo ocurrido, Alejandra Villar expresó su indignación y rabia ante la situación. “Es frustrante que personas ladronas sean capaces de arrebatar todo lo que uno se esfuerza por ganar honestamente. Es inaceptable que incluso personas encarceladas tengan acceso a teléfonos celulares y puedan cometer este tipo de delitos. Tengo un hijo de un año y nueve meses, y esto afecta directamente a nuestra calidad de vida”, manifestó.

La funcionaria espera que las autoridades pertinentes puedan investigar con prontitud este caso y tomar medidas para evitar que situaciones similares sigan ocurriendo. Asimismo, hizo un llamado a la población para que estén alerta y tomen precauciones adicionales al manejar sus cuentas bancarias y datos personales, con el fin de evitar ser víctimas de este tipo de estafas.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *