Un triángulo amoroso consensuado, volvió a replicar un hecho de sangre, cuando una de las mujeres volvió a acuchillar al hombre.

Paula Martínez, de 25 años, había apuñalado a su pareja, de nombre Andrés Godoy (50). Eso ocurría en junio del 2023, en Curuguaty (Canindeyú). El hombre se debatió entre la vida y la muerte durante varios días, pero al final sobrevivió. Paula quedó presa en el Buen Pastor. El fondo de la pelea era un triángulo amoroso: la atacante, el atacado y una tercera mujer, Celina Jara (57).

Los tres habían acordado vivir bajo un mismo techo, aceptando convivir como parejas ‘tripartita’. El violento episodio había disuelto esa llamativa sociedad. El sobreviviente y Celina, volvieron a casa, en tanto que la joven Paula quedó recluida en el penal de mujeres de Asunción.

En varios lapsos transcurridos en el año, Andrés Godoy iba a la capital para visitar a su otra pareja, por un lado, y por otor gestionar con abogado su libertad, gestión que tuvo avance, al encontrar el juzgado que los argumentos del peticionante eran factibles de ser aceptados. Fue así que volvieron a Curuguaty, y realizaron un nuevo acuerdo verbal entre los tres: las dos mujeres y el “marido”.

Pero la paz duró poco, ya que en la antevíspera la violencia se replicó con exactitud: Paula y Andrés iniciaron una discusión, y en un momento la mujer volvió a acuchillarlo, esta vez no ya con la misma gravedad que la anterior (cuando la herida rozó al corazón) ya que las heridas se verificaron en manos y en cortes en el abdomen. Fuente: HOY

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *